EAJ-PNV rinde tributo a las mujeres nacionalistas, “auténticas transmisoras” del ideario jeltzale

04/03/2017 | Victoriano Gallastegi

Más de 500 mujeres reciben en Sabin Etxea el reconocimiento del partido en un acto que ha combinado emotividad, música, humor y sorpresas; Itxaso Atutxa y Andoni Ortuzar han tenido unas emocionadas palabras para las homenajeadas, en presencia del Lehendakari Urkullu

rss Ezagutzera eman

DESCARGAR IMAGEN

DESCARGAR VÍDEO

COMPARTIR VÍDEO

‘Izan zinetelako gara”. “Porque fuisteis, somos”. Bajo este título han rendido el Euzkadi Buru Batzar y el Partido Nacionalista Vasco un sentido, emotivo y multitudinario homenaje a todas las mujeres nacionalistas que, a lo largo de los 122 años de vida de EAJ-PNV, han trabajado en favor de la formación jeltzale y de la causa vasca. Miles de mujeres que, en el acto celebrado en Sabin Etxea, han estado representadas por las más de 500 jeltzales que no solo han dejado pequeño el salón de actos de la sede de EAJ-PNV, sino también el hall y los aledaños. Amamas, madres, hijas y nietas. Cuatro generaciones de mujeres de EAJ-PNV, a las que Andoni Ortuzar se ha referido como “las auténticas transmisores del ideario jeltzale y del sentimiento nacionalistas en muchísimos hogares vascos”, se han dado cita en Bilbao para recibir el agradecimiento y el aplauso de todo el PNV por la labor que han desarrollado a lo largo de la historia de la formación nacionalista. Una tarea no siempre pública, ni valorada, ni reconocida, pero una labor titánica sin la cual EAJ-PNV no sería hoy lo que es: la fuerza hegemónica del nacionalismo vasco y la depositaria de la mayor cuota de confianza por parte de los y las ciudadanas de esta nación llamada Euskadi. Trabajo arduo en los batzokis, en el puesto de trabajo, en la calle o en el seno del hogar. Durante la Guerra Civil, en la clandestinidad, en la Transición o en la actualidad. Transmitiendo a sus hijos e hijas, a sus nietos y nietas, el ideario nacionalista; impartiendo clases de euskera, de bertsolaritza o de danzas; dedicando maratonianas jornadas para aliviar la precaria economía de las Juntas Municipales, ya fuera preparando tortillas o haciendo turnos de barra en los Batzokis; participando de forma activa en las campañas electorales, ensobrando el voto o pegando carteles por las calles. Todas ellas han sido hoy las destinatarias del reconocimiento y las protagonistas del acto.

El Euzkadi Buru Batzar ha elegido el entorno del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, para celebrar este acto, en el que el tributo ha ido de la mano de la música, el humor y las emociones. En presencia del Lehendakari, Iñigo Urkullu, y de las presidentas del Parlamento Vasco y de las Juntas Generales de Bizkaia, Bakartxo Tejeria y Ana Otadui respectivamente,   Ortuzar y la presidenta del Bizkai Buru Batzar, Itxaso Atutxa, han pronunciado sendos discursos que han llegado al corazón de las homenajeadas. Se han proyectado además dos vídeos conmemorativos, uno con referentes históricos y el otro con los testimonios actuales de once mujeres jeltzales de todos los Herrialdes y de distintas generaciones. Los actores Anjel Alkain (caracterizado como Maikrux) y Hasier Ormaza (en el papel de su hermano Basilio) han arrancado una carcajada tras otra. Naia Robles, acompañada de dos guitarras, ha obsequiado a las presentes con tres canciones preciosas. Coincidiendo con su actuación, Urkullu, Ortuzar, Tejeria, Atutxa y doce militantes de Euzko Gaztedi han hecho entrega de una flor conmemorativa a las asistentes.

Ortuzar ha iniciado su breve intervención, en el que ha reivindicado el papel de “transmisoras del nacionalismo” que históricamente han desempeñado las mujeres de EAJ-PNV, con un poema de Joxean Artze. Itxaso Atutxa, presidenta del Bizkai Buru Batzar, ha cerrado el acto con un discurso en el que se ha sumado al sentido agradecimiento brindado por Ortuzar a todas las mujeres de EAJ-PNV. Atutxa ha puesto en valor la labor y el compromiso de todas y cada una de ellas, que con su trabajo y dedicación, “a veces invisible pero siempre impagable”, han contribuido a desarrollar el proyecto de EAJ-PNV. “La visibilización de las mujeres en los cargos internos y externos del partido ha continuado” y “lo va a seguir haciendo todavía con más presencia, reconociendo un papel que nos toca asumir como signo de organización plural, igualitaria, en la que las oportunidades sean idénticas para hombres y mujeres”, ha asegurado. Atutxa, primera mujer que preside el BBB, ha revalidado el compromiso de EAJ-PNV por avanzar por la igualdad efectiva, “igualdad que se demuestra también en nuestra sociedad, donde las mujeres recuperamos el espacio que nos ha sido usurpado y negado durante siglos por una cultura forjada por los hombres y para los hombres”. La burukide vizcaína se ha declarado convencida de que con más mujeres en los primeros niveles de responsabilidad del mundo, “las cosas marcharían mejor”. “No hay sociedad justa posible sin la participación activa en igualdad de la mitad de su población”. También ha recordado que, si bien son muchos los avances conseguidos en materia de igualdad, todavía hay deberes pendientes en el “espacio público y en el privado; en los roles sociales y en el protagonismo de grupo”. La líder jeltzale ha enumerado los principales deberes pendientes: “una solución efectiva y duradera a la brecha salarial;  la conciliación o la coparticipación igualitaria en las responsabilidades familiares comunes; la igualdad real en el mundo de la empresa y de la representación pública” y, de forma urgente, “acabar con la terrible lacra de la violencia machista contra las mujeres”. Para todo ello, solo hay un punto de partida: el trabajo conjunto entre mujeres y hombres. “Con equidad de género; con respeto; construyendo sociedad”, ha concluido.